11 mar. 2012

¡Cuéntame tu anécdota! :)




Todo el mundo tiene divertidisimas anecdotas que les haya pasado a lo largo de su vida ¿verdad? así que supongo que me podréis contar algunas, yo os cuento algunas mías





Estaba yo y una de mis mejores amigas patinando en frente de mi casa, cuando de repente, escuchamos un ladrido tremendo, mi amiga gritó: ¡¡Aj!! ¡Un perro enorme!  Y salimos corriendo a meternos en mi casa, yo me di un culazo que no veas en el escalón de la puerta y mi amiga se estampó contra la berja. Entonces viene el perro, ¡y resultó que era un chihuahua! Pasamos mucha vergüenza :$


También tengo otra: Un día, bueno, de noche, estaba en casa de una amiga y pedimos pizza. Al muucho rato tocaron al timbre, y yo abrí la puerta. Y entonces vi a alguien con un traje raro, como de michelin y un super casco de la moto, era algo tan exagerado que justo al abrir dije: 'Ostia! Un astronauta!' ya que parecía recién salido de una misión en el espacio. Y el supuesto ''astronauta'' que me traia la pizza desde Marte se quedo perplejo y se fue. Mi amiga no podía parar de reír, y los demas miembros de la familia tampoco.. Jajaja :$




En fiin, ya he contado mis anécdotas así que ahora os toca a vosotros :) Poned anécdotas (o Momentos de Tierra Tragame) en un comentario (aquiii abajito ;D)si teneis un poco de sentido del humor jaja !


3 comentarios:

  1. Me gusta esta entradaa :3
    Aver que te parece mi anécdota.
    Me ocurrió este viernes. Estábamos en clase de Lengua, pero la profesora había faltado, así que vino una profe de guardia a sustituirla. Nos dijo que hiciésemos los deberes, y nos pusimos a ello. Así que yo, como la "niña buena" que soy, me puse a hacer los deberes, pero derepente mi compañera de pupitre estornudó y me pidió unos pañuelitos (clínex). Como yo no tenía, se los pedí a un compañero que está en la otra punta, que siempre tiene. Cuando ya tuve los pañuelitos en mis manos se los dí a mi compañera. Cuando está terminó, me dió el paquete de pañuelitos y dentro solo quedaba uno. Como no tenía ganas de levantarme para darle a mi compañero los pañuelitos, hice una cosa ridícula. Con todas mis fuerzas, tiré los pañuelitos esperando que llegaran a las manos de mi compañero (que está en la otra punta de la clase) pero no ocurrió eso. Como en el paquete solo había un pañuelito, pesaba muy poco, con lo cual, al tirarlo ni siquiera avanzó unos centímetros, cayó al suelo flotando. Cuando el paquete cayó al suelo toda la clase se me quedó mirando, incluida la profesora de guardia, y como no, empezaron las risas tontas de mis compañeros.
    Esto a sido un TT en toda regla, al menos para mí. Dios que verguenza xD

    ResponderEliminar
  2. Chicas nunca pareis de escribir en este blog porque me encanta!! D everdad lo digo desde el corazon :)

    ResponderEliminar
  3. Jaja :) Gracias por comentar y gracias Marta por contarme tu anécdota. ¡Qué TT! Bueno, todos tenemos muuchas anécdotas que contar, al menos yo tengo miles. Gracias por vuestros comentarios
    xoxo

    ResponderEliminar

¡Hola! Aquí es donde puedes dejar tu pequeña huellita ¡Tus comentarios me alegran el día!